Razones para comprar una navaja de afeitar.

 

Te has preguntado alguna vez por qué ¿el afeitado con navaja no ha desaparecido? Porque si hay maquinillas de afeitar clásicas o de plástico ¿todavía la navaja sigue siendo la opción predilecta en las barberías?

Pues hoy haremos algo más que resolverte esas dudas, sino darte razones para que quieras ir a comprar una navaja de afeitar ¡así que no dejes de leer!

Razones para comprar una navaja de afeitar.

La brocha y la crema de afeitar.

Con una navaja de afeitar todo el proceso inicia con una toalla caliente para abrir nuestros poros, pero la parte entretenida empieza con la clásica brocha y la crema de afeitar, quienes tienen doble función: facilitar el desplazamiento de la hoja y exfoliar nuestra piel.

Eso jamás pasará con una maquinilla de afeitar o una máquina común.

El afeitado será más apurado.

La navaja permite que el afeitado sea más exacto y preciso que con maquinillas tradicionales o modernas. Por lo que si eres un obseso del detalle: has encontrado tu instrumento.

Es ecológica y muy resistente.

Prácticamente dura toda la vida, no necesita de repuestos, si se rompe o daña su reparación suele ser económica, por lo que tendrás una compañera de por vida que cuida al ambiente, ya que reemplaza a cientos de afeitadoras desechables.

Afeitarse con ella es fácil y natural.

De hecho, la forma primigenia de afeitado era con hojilla. Además, con ella puedes escoger cualquier clase de estilo de afeitado: en dirección del pelo o contra éste ¡tú decides!

Minimiza la aparición de irritaciones.

Gracias a su filo, incluso en seco irrita y lesiona la piel muchísimo menos que otros aparatos para afeitarte.

Casi no necesita cuidados.

Sólo deberás enjuagarla para retirar el resto del vello facial y la espuma, luego secarás enérgicamente con una toalla. Así evitarás la oxidación y protegerás el filo. Luego, sólo tendrás que introducirla en su funda (si la trae) o doblarla, como sea el caso.

Y en torno al filo, con un afilador de cuero tendrás todo cubierto, ya que sólo deberás pasar ocasionalmente cada lado de la navaja unas 40 veces por el afilador y verás cómo deja tu barbilla tan suave como la piel de un bebé.

¡Hemos llegado al final! ¿qué te ha parecido? ¿te hemos convencido de comprar una navaja de afeitar? ¿o de probar afeitarte con alguna? Si ya lo has hecho antes o tienes una en casa ¡cuéntanos tu experiencia!