Pros y contras de las puertas de seguridad

Si se enumeran las ventajas y desventajas de las puertas de seguridad, innegablemente un punto a favor es su propósito de disuadir a los enemigos de lo ajeno, mientras que su inconveniente vendría a ser el precio, aunque el grado de seguridad que otorga bien lo vale.

En esta entrada encontrarás información sobre cerraduras eléctricas.

Lo bueno y lo malo de las puertas de seguridad

Las puertas de seguridad disponen de una mirilla que permiten observar con claridad quién se encuentra afuera del inmueble, asimismo son reforzadas con sistemas de bloqueo y bisagras anti palanca que otorgan mayor nivel de tranquilidad y confianza.

Sin duda, las puertas acorazadas ganan ventaja gracias al peso de su estructura, provocando resistencia al intentar forzarla con herramientas de metal, del mismo modo soportan golpes con mazos o martillos.

En lo que respecta a los materiales de fabricación, las puertas de seguridad blindadas presentan propiedades que resisten al fuego, humo y calor, logrando también un mayor aislamiento acústico en comparación a las puertas convencionales de madera.

¿Y las desventajas?

Los contras de este tipo de puertas son la cerradura y las llaves. Ciertamente, debido a su material, presentan mayor resistencia a la violencia, pero la cerradura siempre podrá ser burlada por un profesional como estos cerrajeros de Cáceres. Por su parte, la desventaja de las llaves se deriva de que su fabricación es a la medida, de manera que son muy difíciles de copiar. En caso de ser olvidadas o extraviadas, el cerrajero no podrá abrir nuevamente la puerta sin violentar tanto la cerradura como parte de la estructura de acero.

La alternativa más económica, una puerta metálica

Las puertas metálicas para exteriores dejaron de ser una opción exclusiva para las fábricas o edificios de gran seguridad. En la actualidad se acoplan perfectamente a residencias privadas, apartamentos y garajes.

Conoce: Israel retira los detectores de metal de la Explanada de las Mezquitas

Razones para utilizar este tipo de puertas:

En primera instancia, se destaca el grado de seguridad que brinda este tipo de puertas. Cuando son elaboradas con metal de alta calidad, disminuyen el riesgo de ser averiadas con la misma facilidad que las tradicionales puertas de madera.

Adicional a la seguridad, existe también el factor durabilidad; las puertas metálicas se mantienen bien ante cualquier tipo de clima, por ende duran mucho más que la mayoría de las puertas de madera. Siempre que sean tratadas con un sellador, una puerta de acero típico es capaz de soportar la humedad y temperaturas extremas de frío y calor, así como soportar un clima de nieve o lluvia frecuente.