Pintor de miniaturas

Un pintor de miniaturas es una persona que se encarga de diseñar figuras de menor tamaño, sin embargo este tipo de arte se remonta en el siglo 16  cuando se realizaban retratos con acuarela muy pequeños.

Hoy en día el pintor tiene otras herramientas y su evolución ha sido insostenible, estamos hablando de figuras de menor tamaño, como todo tiene su proceso y concentración para realizarlo.

El pintor necesita una serie de instrumentos que debe llevar a cabo para su procedimiento, como por ejemplo el mesón en donde él apoya su figura es de mayor importancia.

Seguido, requiere una lámpara para visualizar su figura de manera más clara, sin embargo hay algunos pintores que utilizan la luz solar suele ser más útil y más clara al momento de trabajar.

Eso es depende de cada artista, lo que si necesitan todos es una lupa para poder distinguir con mayor precisión la figura que se debe trabajar, este tipo de arte es muy delicado.

Cuando se tenga en mesa las herramientas se debe ensamblar la figura, para darle mayor precisión. Sin embargo, el ensamblaje se lleva a cabo cuando se revisa a través de un fondo la figura.

Cuando se visualiza la figura y tenga un defecto antes de colocarle el ensamblaje, se restructura la misma y luego se aplica el fondo ya sea de la tonalidad que exija la figura, blanco o negro.

Ya que el blanco suele dejar los colores de la figura brillante, mientras que el negro, hace que cada color se vea más oscuro de lo normal, eso es depende de la exigencia que le coloquen al pintor.

Luego se comienza a colocar cada color en la figura, una vez terminado suele llevar a cabo un pincel seco esta ayuda a formar relieves en la figura, se realiza en las partes más extensas de la figura.

Una vez terminado el paso anterior, se comienza a realizar un lavado de tintas, este se hace referente al sombreado que necesita cada figurar, esto crea originalidad en la misma.

El toque final suele ser el barniz, este tipo de material suele existir de dos formas el brilloso o el mate, el primero genera un efecto brillante en la figura, y le da más durabilidad a la misma.

Mientras que el mate genera un acabado más opaco y genera menos durabilidad en los colores de las figuras en comparación al brilloso.