ERES CORREDOR, ¿POR QUÉ HACER SERIES?

Si lo que quieres conseguir es mejorar tu potencia y velocidad lo tuyo son las series. Son la clave del éxito y aunque son la parte del entrenamiento que menos nos gusta y la que siempre evitamos hacer, los más expertos te dirán que es la clave de un buen rendimiento en los entrenamientos.

Mediante la realización de series de medias y largas distancias, consigues que el organismo se acostumbre a reciclar el lactato ya que en este tipo de entrenamiento hay una mayor demanda de oxígeno con lo que aumentas la eficacia cardiovascular y mejoras la perfusión sanguínea muscular.

Algunos corredores son escépticos y piensan que hacer series es una pérdida de tiempo y que puede conseguir los mismos resultados sólo con realizar rutinarios rodajes. Si eres de los que piensan esto, estás totalmente equivocado.

Si bien es cierto, que sobre todo en los corredores principiantes si se observan importantes avances rodando solamente, pero esto no es algo duradero ya que con el tiempo tus rendimientos se estancan hasta tal punto de que por muchos km que hagas no mejorarás, e incluso podrás llegar a bloquearte e incluso lesionarte o tener menores resultados.

Las series, o lo que también llamamos juegos de ritmos o repeticiones de distancias, hacen que incrementes tul rendimiento del ejercicio al máximo, aumentando tu capacidad máxima de esfuerzo y la tolerancia de tu organismo a los niveles de ácido láctico.

¿QUÉ SON LAS SERIES?

Las series son un tipo de formación que realizas a tu cuerpo sobre todo de cara a realizar una carrera si lo que pretendes es mejorar tus marcas anteriores.

Para realizar unas series correctamente, lo más adecuado es empezar a un ritmo suave en la primera serie y acabar la última a ritmo más fuerte. El motivo de esto, es porque tu mente  sólo recuerda las últimas series de cada entrenamiento y de esta manera puedes «engañarlo» sin machacarlo para conseguir un mejor entrenamiento.

Ahora bien, debes tener paciencia ya que los resultados de entran con series no son inmediatos, sino que debes esperarlos a medio y largo plazo. Sería un error pensar que si entrenas fuerte haciendo series durante una semana, a los pocos días habrás mejorado tu marca, ya que tan sólo tras varios meses de trabajo rutinario empezarás a notar los primeros síntomas de una progresión clara.

Los ritmos de las series así como los tiempos de recuperación de las mismas, dependen de tu estado físico, y para realizarlas correctamente, necesitarás un buen pulsómetro que te indique los tiempos y velocidades de cada serie.

Cualquier tipo de ejercicio constituye siempre una forma de vida saludable. Echa un vistazo al siguiente artículo si quieres conocer más acerca de los beneficios del entrenamiento con pulsómetro en tu salud.